Militancia

El amor no duele

El tránsito por esta vida tiene cosas maravillosas, claro. Emociones, alegrías, sensaciones de placer. Sin dudas las hay y en mayor o menor medida, disfrutamos vivirlas.
No obstante, está plagado ese tránsito de situaciones dolorosas, de “cosas que duelen”.
Duele una despedida, duele un golpe, duele extrañar, duele quemarse, duele pincharse, duelen los músculos después del gimnasio, duele el cuerpo por algún pelotazo, duele entrenar cuando hace mucho frío, duele depilarse, duele un poquito el pap, duelen las tetas cuando nos está por venir, duele el cuello de estar tanto frente a la compu, duele la enfermedad…
Las mujeres podemos identificarnos unas con las otras por la maldita pertenencia a dolores, sabemos lo que duele cuando duele.
Pero lo que sabemos que no puede doler es el amor.
Porque cuando el amor duela, entonces ya no nos vamos a poder identificar con nadie, ya vamos a haber perdido el sentido.

El amor no duele, chicas. El amor mueve. Así que cuando duela, correte.

Dejá un comentario