Concejo Sesiones

Abrigados hasta las narices

Abrigados hasta las narices. Así entramos a la sesión los concejales del Frente para la Victoria hoy.

Después del amplio repudio de un país a las tarifas de luz, gas y agua en el #Ruidazo, nosotros dejamos en claro en el Concejo Deliberante de Lomas que no íbamos dejar pasar esta situación sin manifestarnos al respecto.

Por eso, desde el bloque presentamos nuestro beneplácito por la nulidad de las resoluciones 28/2016 y 31/2016 del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, que retrotrae la situación tarifaria a la existente previamente.

Cuando nosotros en marzo habíamos realizado a lo largo y a lo ancho de Lomas de Zamora el recorrido explicándole a los vecinos la expectativa negativa respecto de estas dos resoluciones, miles habían firmado el acompañamiento a este amparo que se presentó en la Cámara de La Plata, donde apelamos a algo fundamental: según la Constitución Nacional, cada vez que desde el Ejecutivo se pretenda un ajuste tarifario debería llamarse a una audiencia pública previa donde los vecinos pudieran participar de esa toma de decisiones.

Los paladines de la participación y de la transparencia que nos gobiernan solamente se quedaron en el discurso y se olvidaron de llamar a una audiencia pública. De esta manera, establecieron el aumento, allá por abril, que afectó a todos los habitantes de nuestro país y aún más a todos los vecinos que llegan a fin de mes quizá un poco más justos que otros o que directamente no llegan a fin de mes.

Cuando nosotros presentamos eso nos hablaban de una pesada herencia y que era necesario ese ajuste. Nosotros entendemos que la política es una herramienta de transformación: llevamos como bandera que los números tienen que cerrar siempre con la gente adentro.

No pueden cerrar los números dejando excluida a una parte de la población, que queda vulnerada de sus derechos y avasallada por estas decisiones políticas.

Repudiamos también el nivel de cinismo que este gobierno demostró respecto de este tema, donde nos piden que no andemos en patas y remera, donde nos sugieren apagar la calefacción cuando en algunos barrios ni siquiera la hay. Por eso pedimos que no sigan probando a ver qué pasa, porque no somos hámsters de laboratorio.

Somos un pueblo empoderado y no vamos a dar ni un paso atrás.

Por suerte el pueblo se organiza.
Por suerte existe en nuestro país el recuerdo de los próceres que a toda costa lucharon por la soberanía a 200 años de nuestra independencia.
Por suerte vive en el pueblo argentino la necesidad de expresarse, de reclamar, de luchar y de no darse nunca por vencidos en pos de defender los derechos que durante este último tiempo logramos conquistar.

Dejá un comentario